Necesario promover actualización en profesionales de la salud para garantizar prescripción responsable, ética y segura de cannabis con evidencia científica

0

Se debe transmitir la información más reciente y de fuentes confiables a médicos

Clave, orientar a pacientes y familiares para aclarar expectativas de los tratamientos

Los cannabinoides permiten la regulación de los sistemas corporales y sus funciones

Ante los avances en la investigación y la apertura en las jurisdicciones de diversas naciones de América Latina, es fundamental fortalecer la educación médica sobre los beneficios y riesgos relacionados con la administración de cannabinoides, pero además se debe contar con el debido respaldo de evidencia científica que apoye su uso en el control de síntomas de múltiples padecimientos clínicos, afirmó la doctora María Fernanda Arboleda Castro.  

De acuerdo con la experta, “existen varias posibilidades en el uso del cannabis medicinal en diversas prácticas de la salud; sin embargo, se debe promover la educación continua para fortalecer el conocimiento, y garantizar una prescripción responsable, ética y segura desde la comunidad médica”, consideró la directora internacional de servicios médicos en Khiron Life Sciences Corp.

Los cannabinoides permiten la regulación de los sistemas corporales y de funciones como coordinación, apetito, percepción del dolor, ritmo cardiaco, estado de ánimo y tono muscular entre otros, dijo la también especialista en medicina del dolor y cuidados paliativos. 

Los cannabinoides más estudiados hasta este momento son el cannabidiol (CBD) y el delta-9-tetrahidrocannabinol (THC), los cuales tienen propiedades terapéuticas específicas, propuestas en estudios clínicos, y se consideran como terapia complementaria de algunas enfermedades crónico-degenerativas y oncológicas, pues entre los síntomas que el cannabis medicinal puede ayudar a controlar destacan, el dolor crónico neuropático, ansiedad, insomnio, náusea y vómito (asociados a tratamientos contra el cáncer como quimioterapia), así como anorexia (pérdida del apetito), y caquexia (pérdida de peso y masa muscular), entre otros, destacó.

“Para asegurar que los pacientes reciban la mejor atención en el cuidado de su calidad de vida relacionada con la salud, cada país mantiene estrictas normas y regulaciones sobre los médicos y profesionales de la salud que pueden administrar ciertos medicamentos, por ello la capacitación y preparación profesional constante deben ser respaldadas con el debido fundamento científico”, recomendó.

“Debido a los cambios en la regulación, es necesario integrar a las actividades de educación médica continua la literatura científica más actualizada que permita un flujo eficiente para que los médicos puedan contar con las herramientas clave para una prescripción precisa e individualizada en cada caso”, enfatizó.

La farmacovigilancia, por ejemplo, es la disciplina que se encarga de supervisar el uso seguro y racional de los medicamentos, y es de vital importancia, ya que se encarga de evaluar todos los posibles riesgos e implicaciones de una inadecuada administración de fármacos. Al igual que con cualquier otro medicamento, existen contraindicaciones específicas que se deben considerar con la prescripción de cannabinoides, para optimizar los beneficios terapéuticos, y reducir el riesgo de efectos secundarios en cada paciente.

“Un factor alentador es que la prescripción de cannabinoides es similar a otros medicamentos, pero se debe tener en cuenta que, al ser una opción terapéutica donde hay conocimiento limitado por parte de los profesionales de la salud, resulta fundamental transmitir la información más reciente y de fuentes confiables, así como educar al paciente y sus familiares, aterrizando y aclarando las expectativas del tratamiento con cannabis medicinal”, finalizó la doctora Arboleda Castro.

Leave A Reply

Your email address will not be published.