Diabetes

Comer almendras antes de las comidas mejora los niveles de azúcar en la sangre en algunas personas con prediabetes

Dos estudios nuevos1-2 con almendras, uno conducido durante tres días y otro a lo largo de tres meses, demostraron beneficios en el control del azúcar en la sangre en personas con prediabetes y sobrepeso/obesidad. La intervención con almendras en el estudio de tres meses presentó resultados innovadores, ya que revertió la prediabetes, o intolerancia a la glucosa, a niveles normales de azúcar en la sangre en casi un cuarto (23.3%) de la población que participó en el estudio.

En ambos estudios, 60 personas consumieron 20 g (0.7 oz) de almendras, cerca de un pequeño puñado, 30 minutos antes del desayuno, la comida y la cena a lo largo de la duración del estudio. Para expresar su entusiasmo por estos estudios con almendras y la primera reducción estadísticamente significativa en su tipo de las mediciones de prediabetes, los investigadores denominaron esta reversión de prediabetes a través de la dieta “el santo grial de la medicina”. Un mejor control glucémico por medio de estrategias dietéticas como la inclusión de almendras podría ayudar a prevenir el desarrollo de diabetes. Cerca del 70% de las personas con prediabetes desarrollarán diabetes en algún momento de su vida.

Ambos estudios fueron ensayos aleatorios controlados financiados por el Almond Board of California. Los investigadores plantearon la hipótesis de que un snack de almendras antes de las comidas principales, conocido como “precarga”, reduciría las fluctuaciones de glucosa e insulina después de las comidas y reduciría la hiperglucemia en general comparado con la dieta de control. Los hallazgos complementan la amplitud de investigación sobre la manera en que las almendras promueven niveles saludables de azúcar en la sangre entre diferentes poblaciones como parte de una dieta correcta.

“Los resultados de nuestros estudios indican que las almendras podrían ser un diferenciador clave para ayudar a regular los niveles de glucosa en la sangre como parte de una estrategia dietética. Estos resultados muestran que consumir una pequeña porción de almendras antes de cada comida puede mejorar rápida y drásticamente el control glucémico en indios asiáticos con prediabetes en tan solo tres días. Comer 20 g de almendras 30 minutos antes de una carga oral de glucosa mostró una reducción significativa de azúcar en la sangre y hormonas. La composición nutricional de las almendras de fibra, grasas monoinsaturadas, zinc y magnesio ayuda a brindar un mejor control glucémico y a reducir el hambre”, dijo el Dr. Anoop Misra, autor, docente y presidente del consejo del Centro de Excelencia Fortis-C-DOC de Diabetes, Enfermedades Metabólicas y Endocrinología (Nueva Delhi). “Nuestros resultados

proporcionan una estrategia dietética prometedora para reducir la progresión de la prediabetes y revertir a las personas a una regulación normal de la glucosa”.

Sus colaboradores concuerdan. “En vista de la creciente prevalencia de diabetes, las estrategias dietéticas como consumir almendras 30 minutos antes de las comidas principales ofrece una buena opción para reducir los niveles de azúcar en la sangre después de las comidas”, dijo la Dra. Seema Gulati, directora del Grupo de Investigación Nutricional de la Fundación Nacional de Diabetes, Obesidad y Colesterol (Nueva Delhi).

El estudio a largo plazo:

Este estudio a largo plazo de tres meses se condujo entre indios asiáticos adultos con sobrepeso u obesidad que padecían prediabetes. Los participantes se asignaron aleatoriamente al grupo de tratamiento con almendras o al grupo de control, y ambos recibieron asesoría en dieta y ejercicio, así como glucómetros para medir sus niveles de glucosa, los que se registraron en diarios junto con su consumo dietético y rutina de ejercicio.

Las mediciones del estudio consistieron en una variedad de datos antropométricos tales como: peso corporal, circunferencias de cintura, cadera y brazos; pliegues cutáneos y estimaciones de grasa corporal. Las mediciones bioquímicas incluyeron insulina, azúcar en la sangre, hemoglobina A1c, péptido C, glucagón, proinsulina, proteína C reactiva de alta sensibilidad, factor de necrosis tumoral alfa, y lípidos.

Consumir 20 g (0.7 oz) de almendras antes del desayuno, la comida y la cena durante tres meses demostró la primera reducción estadísticamente significativa en su tipo para el grupo de tratamiento en cuanto a peso corporal, índice de masa corporal, circunferencia de cintura y pliegues cutáneos subescapular y suprailíaco, así como una mayor fuerza de presión con manos. De manera similar, se observaron reducciones de glucosa en ayunas, insulina postprandial, hemoglobina A1c, proinsulina, colesterol total, colesterol LDL, y lipoproteína de muy baja densidad. Más importante aún, no hubo cambios en el colesterol HDL bueno, lo que significa que este lípido cardioprotector se mantuvo pese a otras alteraciones bioquímicas observadas.

Estas mejoras metabólicas sustanciales condujeron a que casi un cuarto (23.3%) de los participantes con prediabetes regresaran a un valor normal de azúcar en la sangre. Estos hallazgos son significativos para la salud pública global dada la prevalencia de diabetes y las tasas alarmantes de progresión de prediabetes a diabetes, y son específicamente relevantes para los indios asiáticos que se ven afectados de manera desproporcionada por su mayor tendencia de progresar de prediabetes a diabetes.

Los investigadores consideran que los nutrientes en las almendras pueden desempeñar un papel en los beneficios de salud observados a partir de este estudio. “La combinación natural de ácidos grasos monoinsaturados y fibra soluble podría ser responsable de los resultados metabólicos positivos”, dijo el Dr. Misra. “Las almendras podrían reducir la velocidad a la cual se vacía el estómago, lo que podría ayudar a las personas a ingerir menos alimentos y calorías para promover el control de peso, un aspecto

importante para ayudar a revertir la progresión de la prediabetes a una regulación normal del azúcar en la sangre”.

Aunque los resultados son sumamente prometedores, los investigadores señalaron algunas limitaciones, incluyendo el tamaño relativamente pequeño de la muestra y el periodo limitado de intervención. Asimismo, indicaron que el estudio consistió en indios asiáticos con prediabetes bien controlada y que no pueden extrapolar el mismo impacto de una carga de almendras previa a las comidas en pacientes con diabetes tipo 2. Resultaría de utilidad incluir a participantes con estados metabólicos mal controlados así como a aquellos con diabetes.

El estudio a corto plazo:

· Parte 1: Prueba de tolerancia a la glucosa oral (OGTT, por sus siglas en inglés) de un día. Los participantes se dividieron en dos grupos de 30. El primer grupo consumió una porción de almendras de 20 g (0.7 oz). El segundo grupo no consumió almendras y ambos grupos realizaron una OGTT.

· Parte 2: Monitoreo de glucosa en la sangre durante tres días. Los investigadores utilizaron un sistema de monitoreo continuo de glucosa (CGMS, por sus siglas en inglés) para comparar los efectos glucémicos de precargar las tres comidas del día (desayuno, comida, cena) con 20 g (0.7 oz) de almendras durante tres días consecutivos en 60 participantes con los de aquellos que no recibieron precarga de almendras.

Una vez concluido el estudio a corto plazo, los investigadores encontraron que los indicadores de hiperglicemia, tales como glucosa en la sangre, insulina sérica, glucagón y péptido C (solo resultado de OGTT) fueron menores en el grupo de almendras que en el grupo de control. Hubo una reducción del 18.05% en los niveles de PPBG (glicemia postprandial) lo que indica una mejor regulación de las respuestas glucémicas entre los consumidores de almendras.

Los resultados del sistema de monitoreo continuo de glucosa mostraron una mejora estadísticamente significativa en la variabilidad de glucosa del grupo de almendras durante las primeras 24 horas, lo que indica un control glucémico adecuado. En específico, los niveles de PPHG (predominio de hiperglicemia postprandial) disminuyeron en un 10.07% en el grupo de almendras respecto al grupo de control. Asimismo, el tratamiento de precarga de almendras antes de la comida mejoró significativamente varios indicadores que reflejan el control glucémico diario comparado con el grupo de control: una menor concentración de glucosa en la sangre en 24 horas, menos tiempo por encima de un nivel de glucosa en la sangre de 140 mg/dL, niveles pico de glucosa más bajos en 24 horas, menores niveles de glucosa en la sangre después de la comida, niveles mínimos de glucosa más bajos por la noche, y menor hiperglucemia en general.

Las limitaciones del estudio a corto pazo incluyen un periodo limitado de intervención con un tamaño de muestra más pequeño de personas con prediabetes. Además, los estudios de intervención nutricional pueden desencadenar cambios conductuales en ambos grupos, ya que a los participantes se les informa

sobre los riesgos durante el proceso de reclutamiento y se les proporcionan instrucciones dietéticas antes del estudio. Se requiere mayor investigación para estudiar los efectos de la precarga de almendras con las mismas medidas en diferentes etnias y en personas con diabetes y peso corporal normal para poder ofrecer recomendaciones más amplias.

En resumen, con ambos estudios, el Dr. Misra y sus colegas encontraron que los participantes en el estudio que consumieron 20g (0.7oz) de almendras 30 minutos antes de las tres comidas mostraron mejoras significativas en control glucémico comparado con aquellos que no consumieron almendras antes de las comidas durante tres meses. Las almendras pueden ser parte de una solución dietética nutritiva que ofrezca el potencial de revertir la prediabetes a una regulación normal de la glucosa en algunos indios asiáticos y, por lo tanto, posiblemente prevenir o aplazar el desarrollo de diabetes en personas con prediabetes.

Una porción de 28 g (23 piezas aprox) de almendras proporciona 4 g (14% IDR) de fibra y 15 nutrientes esenciales, entre ellos 77 mg (20% IDR) de magnesio, 210 mg (4% IDR) de potasio y 7.27 mg (50% IDR) de vitamina E, lo que las convierte en un snack perfecto y rico en nutrientes para las personas con intolerancia a la glucosa o con diabetes tipo 2.

1 Gulati, S., Misra, A., Tiwari, R., Sharma, M., Pandey, R. M., Upadhyay, A. D., & Sati, H. C. (2023). Beneficial effects of premeal almond load on glucose profile on oral glucose tolerance and continuous glucose monitoring: randomized crossover trials in Asian Indians with prediabetes. European Journal of Clinical Nutrition. https://doi.org/10.1038/s41430-023-01263-1 2 Gulati, S., Misra, A., Tiwari, R., Sharma, M., Pandey, R. M., Upadhyay, A. D., & Sati, H. C. (In press 2023). Premeal almond load decreases postprandial glycaemia, adiposity and reversed prediabetes to normoglycemia: a randomized controlled trial. Clinical Nutrition ESPEN, 54, 12-22. https://doi.org/10.1016/j.clnesp.2022.12.028

Discover more from Salud y Vida

Subscribe now to keep reading and get access to the full archive.

Continue reading