Qué es el ojo vago y cuáles son sus posibles tratamientos

0
228

También conocido como ambliopía, el ojo vago es una reducción de la visión en uno de los ojos por causa de un mal desarrollo visual en las edades más tempranas, desde el nacimiento hasta los 7 años de edad. El ojo perezoso tiende a moverse de forma involuntaria hacia afuera o hacia adentro y es la causa principal de que los niños tengan una disminución clara en la visión

Cuando se detecta el ojo vago en los niños es fundamental aplicar diagnóstico y tratamientos en seguida para evitar futuros problemas de visión y eliminar la posibilidad de tener ojo vago en adultos. Como norma general, el ojo con poca visión puede corregirse con gafas, lentes de contacto e incluso aplicando terapias basadas en la colocación de parches.

¿Cómo detectar que se sufre de ojo vago?

Los síntomas y signos más claros que demuestran la existencia de un ojo vago y que pueden ser reconocidos por la persona que lo padece son: mala visión en un ojo, dolores de cabeza habituales, capacidad baja para lograr un enfoque correcto, doble visión, mala percepción de la profundidad, dificultad para apreciar los objetos en tres dimensiones, el movimiento, el contraste y el color.

También es posible detectarla por terceras personas, si los padres aprecian las siguientes señales: un ojo se mueve hacia adentro o hacia afuera, los ojos no parecen coordinarse, se entrecierran con bastante frecuencia, se inclina la cabeza para ver mejor o resultados negativos en las pruebas con el oculista, habrá que consultar rápidamente a un especialista.

En los primeros meses de vida también se puede detectar este problema. Si los ojos del bebé deambulan sin sentido en las primeras semanas de vida, si existen familiares que hayan padecido de cataratas infantiles, estrabismo y demás afecciones oculares, habrá que llevarlo al oftalmólogo para que le realice las pruebas necesarias.

Tratamientos para combatir el ojo vago

Es fundamental comenzar los tratamientos en cuanto se detecte y se debe localizar en la infancia. De este modo, se actúa sobre la formación de las conexiones complejas entre el cerebro y el ojo, pudiendo corregir el mal funcionamiento que se está llevando a cabo.

Según el grado de afectación y la causa será recomendable usar un tipo de tratamiento u otro de los que siguen a continuación.

Los parches oculares

Se trata de tapar con un parche el ojo sano para hacer trabajar, estimular con más intensidad, el ojo vago. El parche se deberá usar un mínimo de 6 horas diarias. En ocasiones, un exceso de tiempo con el ojo tapado puede ocasionar ambliopía en este, aunque es un problema de fácil solución, ya que es reversible.

Unas gafas correctoras

Con estas herramientas se podrá corregir los efectos que produce un ojo vago, como puede ser el astigmatismo, la hipermetropía o la miopía.

Un filtro Bangerter

Actúa exactamente igual que el parche, es decir, para estimular el ojo débil. En este caso, este filtro con características especiales se coloca en el cristalino del ojo sano, el filtro no ciega completamente su visión, sino que la disminuye.

Gotas de atropina

Con gotas de Isopto Atropine se logra nublar temporalmente la calidad de visión del ojo más fuerte. Estas gotas se suelen usar bajo receta, solo para los fines de semana, aunque si el caso lo merece, también diariamente. Es otra alternativa al parche o al filtro Bangerter, pero el objetivo es el mismo, hacer que trabaje el ojo perezoso. Con las gotas de atropina es posible sufrir algún efecto secundario, como sensibilidad a la luz e irritación de los ojos.

Ejercicios didácticos

Los tratamientos más recomendados son las actividades didácticas, como pueden ser los dibujos, rompecabezas, algunos videojuegos… se trata de un sistema que todavía se mantiene en fase de experimentación, aunque promete grandes avances en periodos de tiempo elevados llevando a cabo este tipo de ejercicios, de seis meses a varios años.

Cirugía ocular

En los casos más extremos, como cuando se tienen cataratas o los párpados caídos y, por lo tanto, se está causando la llamada ambliopía por privación, se recomienda la cirugía. Así mismo, si se observa en el paciente, a pesar de portar gafas graduadas, que los ojos continúan cruzándose o actuando de forma independiente, también es posible que el médico recomiendo una reparación quirúrgica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here