Procedimientos mínimamente invasivos pueden mejorar los signos de la edad, aseguran médicos especialistas en dermatología

0
  • Son seguros, efectivos y pueden ser menos costosos que una cirugía
  • Toxina botulínica y ácido hialurónico son lo más comunes
  • Fotoprotección y dieta saludable ayudan a evitar envejecimiento prematuro

A pesar de que la demanda de cirugía plástica con fines cosméticos se ha incrementado en los años recientes alrededor del mundo –y México no es la excepción–, cada vez son menos las personas dispuestas a someterse como primera opción a una cirugía plástica y cada vez son más las que buscan alternativas no invasivas para combatir los signos de la edad.

La doctora Rossana Llergo, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología (FMD), explicó que los procedimientos dermocosméticos mínimamente invasivos suelen ser seguros, efectivos y con altas tasas de satisfacción, además de tener cortos tiempos de recuperación con pocas complicaciones, siempre y cuando sean realizados por dermatólogos o especialistas en dermocosmética, en un consultorio médico, y no en salones de belleza, spa o gimnasios.

“Es importante que la gente sepa que existen alternativas mínimamente invasivas que pueden ayudarles a mejorar y corregir los problemas asociados al envejecimiento facial y corporal. Recuperar el aspecto que se tenía hace 10 años, es posible. La dermatología cosmética aplicada al rejuvenecimiento es hoy en día la principal elección por la mayoría de nuestros pacientes debido a los resultados obtenidos sin necesidad de tiempos de recuperación”, explicó la doctora Llergo Valdez.

Aclaró que no existe un tratamiento único que pueda corregir todos los signos de la edad, pues las tendencias actuales emplean diversas técnicas que, en combinación, pueden brindar mejores resultados a largo plazo.

“El envejecimiento de la piel es un proceso biológico que aparece debido a la pérdida progresiva de colágeno y elastina que a su vez provoca una menor elasticidad en la piel, lo que favorece la aparición de arrugas, surcos y flacidez; sin embargo, aunque se trata de un proceso natural, muchos factores pueden acelerarlo, tales como la exposición a radiación ultravioleta sin protección, el estrés oxidativo, los malos hábitos alimenticios y la falta de ejercicio”, advirtió la especialista.

Los procedimientos más comunes que se emplean actualmente en México, de acuerdo con la Fundación Mexicana para la Dermatología, son los siguientes:

Toxina Botulínica tipo A: Indicada para disminuir arrugas y líneas de expresión. Se pueden obtener resultados naturales con este procedimiento, además permite tratar problemas de sonrisa gingival, elevar la punta nasal y mejorar la apariencia del cuello envejecido.

Ácido hialurónico y otros materiales de relleno: Se emplea para disminuir surcos faciales, reposicionar tejidos y devolver el volumen facial perdido, recuperando el aspecto joven de un rostro. Estos productos mejoran la hidratación de la piel, además, algunos cuentan con propiedades de bioestimulación que ayudan con el colágeno de la piel.

Peelings (Quimioexfoliación):  Se trata de una exfoliación controlada con una sustancia química. Dependiendo de la profundidad de este procedimiento, puede ser superficial, medio o profundo. Se emplean diversas sustancias para su realización lo cual permite tratar arrugas, líneas de expresión, manchas, mejorar la textura de la piel. Las pieles envejecidas por el sol se benefician mucho con este procedimiento.

Laser y Luz Pulsada Intensa. Son tecnologías que tienen como finalidad estimular la producción de colágeno en la piel para mejorar la firmeza y disminuir la flacidez. Los diferentes equipos con los que se cuenta permite realizar diversos tratamientos para la disminución de arrugas, manchas y flacidez. La depilación también es uno de los usos más frecuentes con este tipo de tecnologías.

Adicionalmente, la doctora Rossana Llergo insistió en acudir con dermatólogos certificados para la realización de estos procedimientos. “Es muy común encontrarnos en consulta pacientes que fueron inyectados por sustancias no permitidas para uso cosmético, inclusive hemos visto pacientes con serias repercusiones clínicas por no acudir con especialistas”.

Para finalizar, comentó que los procedimientos dermocosméticos mínimamente invasivos no tienen una edad específica para poder ser realizados, aunque muchos de ellos pueden ser utilizados antes de los 40 años, lo cual resulta más conveniente ya que se estaría previniendo el padecimiento en lugar de tratarlo. “El cuidado de la piel para tener belleza y salud es un ejercicio diario de disciplina, conciencia y amor hacia nuestro cuerpo”, finalizó.

Leave A Reply

Your email address will not be published.