Problemas de salud causados por el insomnio

¿Sabías que tener problemas para conciliar el sueño durante un tiempo prolongado puede llegar a afectar tu sistema inmunitario, provocando otras afecciones como enfermedades cardiovasculares, diabetes, problemas de fertilidad, hipertensión, disminución de la función cerebral, depresión, ansiedad e incluso podría provocar accidentes o lesiones?

De acuerdo con estudios realizados, se ha demostrado que las personas que no tienen suficientes horas de sueño o que su descanso no es de calidad, tienden a estar más expuestas a enfermedades, ya que su sistema inmunitario se ve directamente afectado, lo que podría influir en la velocidad con la que el cuerpo se recupera luego de haber pasado por una enfermedad.   

Lo que sucede es que, durante el sueño, el sistema inmunitario libera proteínas llamadas citocinas, que son las responsables de promover el sueño. El hecho de dormir poco, puede reducir la producción de estas proteínas protectoras, interfiriendo no sólo en el descanso, sino también en la creación de los anticuerpos y células que combaten las infecciones, poniendo en riesgo la salud del afectado.

Esto quiere decir que, tu cuerpo necesita dormir y descansar el tiempo suficiente para combatir las enfermedades infecciosas y demás afecciones. La cantidad de horas óptimas para que una persona pueda gozar de una buena calidad de sueño puede variar; sin embargo, para la mayoría de los adultos, el tiempo de sueño estimado es de 7 a 8 horas de buen sueño por noche. Mientras que, para los adolescentes, lo recomendado es dormir de 9 a 10 horas cada noche. Y en el caso de los niños, lo ideal es que tengan 10 horas de sueño o más.

De igual forma, es importante destacar que, dormir en exceso tampoco es la mejor opción, ya que un adulto que duerma más de 10 horas cada noche, puede llegar a experimentar una mala calidad de sueño, teniendo dificultades para quedarse o mantenerse dormido. 

Insomnio

El insomnio es un trastorno del sueño frecuente que se caracteriza por dificultar la capacidad de quedarse dormido o mantener el sueño durante la noche, haciendo que la persona se despierte en la madrugada y no pueda conciliar el sueño nuevamente. Al experimentar este tipo de evento, es posible que el individuo despierte sintiéndose cansado y pase gran parte de su día con bajas energías e interfiera en su estado de ánimo.  

Una persona que pasa días o algunas semanas sin poder dormir bien, padece de insomnio agudo o a corto plazo. Pero cuando el individuo experimenta la sensación de no poder descansar o dormir la cantidad de horas que su cuerpo necesita durante varios meses, quiere decir que padece de insomnio crónico o a largo plazo.

¿Cuáles son los síntomas del insomnio?

El insomnio o la falta de sueño puede presentar síntomas como la dificultad para quedarse dormido toda la noche, despertarse varias veces y no poder conciliar el sueño, sentir agotamiento o cansancio durante el día, despertar muy temprano, sentirse alterado e irritable, tener dificultad para prestar atención, recordar cosas o concentrarse en actividades puntuales, sentirse preocupado por no poder dormir bien las próximas noches, aumentar las probabilidades de cometer errores y sufrir accidentes, entre otros.

Causas del insomnio

Si bien el insomnio puede presentarse como un problema principal, también puede estar asociado o aparecer a raíz de otras afecciones o agentes externos, como la ingesta de ciertos medicamentos. En el caso del insomnio crónico, suele manifestarse como consecuencia del estrés, hábitos que alteran el sueño o eventos traumáticos. Algunas de las causas más frecuentes del insomnio se muestran a continuación:  

Estrés

Las preocupaciones de la vida cotidiana, ya sea en el ámbito laboral, económico, académico, familiar o temas de salud, pueden aparecer constantemente como pensamientos, sobre todo antes de ir a dormir, lo que termina dificultando el poder conciliar el sueño. Otros acontecimientos estresantes como la pérdida de un ser querido, enfermedades terminales, desempleo, divorcios o problemas económicos, también pueden ser factores causantes de insomnio. 

Desfase horario

Los ritmos circadianos del cuerpo se comportan como una especie de reloj interno, regulando el ciclo circadiano, la temperatura corporal y el metabolismo. Una alteración en estos ritmos puede llegar a generar insomnio en la persona. Factores como el desfase horario por viajes a través de varias zonas horarias, puede alterar el reloj interno del cerebro, desequilibrando las horas de sueño del afectado. De igual forma, el tener que trabajar en diferentes turnos con frecuencia, también puede afectar la calidad de sueño, provocando el insomnio.  

Malos hábitos para dormir

Cuando hablamos de malos hábitos para dormir, hacemos referencia a los horarios irregulares para acostarse, las actividades estimulantes antes de ir a la cama, la duración y frecuencia de las siestas, el uso de la cama para realizar otras actividades como ver televisión, trabajar o comer, acostarse en un sitio incómodo, ingerir alimentos pesados en la noche, entre otros.

Sin embargo, el uso de dispositivos electrónicos que reflejan luz azul antes de ir a dormir, como los teléfonos inteligentes, las computadoras, televisores y demás aparatos, son uno de los causantes más comunes en la alteración del ciclo de sueño de las personas.

Alimentación inadecuada en la noche

Comer en exceso durante la noche, puede causar molestias físicas al conciliar el sueño, sobre todo si se trata de comida pesada, ya que puede provocar indigestión, manteniendo despierta a la persona por un tiempo prolongado. Otro causante del insomnio es el uso de determinados fármacos por tratamientos de enfermedades. En estos casos lo ideal es acudir al médico de cabecera y explicar la situación.

Trastornos de salud mental

Padecer de trastornos de ansiedad como el trastorno de estrés postraumático, por ejemplo, puede interferir en la calidad de sueño de la persona. Asimismo, el insomnio puede manifestarse en conjunto como otros trastornos mentales. Uno de los signos más frecuentes de la depresión es la tendencia a levantarse muy temprano sin poder descansar.

Consumo de alcohol, nicotina y cafeína

La ingesta de bebidas alcohólicas; café o cualquier otra sustancia que contenga cafeína, puede alterar el sueño, sobre todo si se consumen pocas horas o minutos antes de dormir. Otro estimulante que interrumpe el sueño es la nicotina, por lo que fumar tabaco o cigarrillo durante la noche, puede impedir que se alcancen las fases del sueño más profundas, haciendo que la persona se despierte a mitad de la noche.

Afecciones

El dolor crónico, la diabetes, el asma, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el hipertiroidismo, el reflujo gastroesofágico, el Parkinson y el Alzheimer también pueden contribuir al insomnio.

Complicaciones del insomnio

La falta de sueño puede afectar al individuo tanto a nivel físico como mental, interfiriendo en su calidad de vida. Algunas de las complicaciones que se pueden presentar son las siguientes:

  • Aumento del riesgo de padecer enfermedades o afecciones que pueden agravarse a largo plazo, como como las enfermedades cardíacas, hipertensión, diabetes, entre otras.
  • Disminución del tiempo de reacción al conducir, lo que a su vez aumenta el riesgo de accidentes.
  • Trastornos de salud mental como la ansiedad, depresión o el abuso de sustancias.

¿Cómo se puede prevenir?

Para evitar padecer de insomnio, se recomienda comenzar por practicar buenos hábitos de sueño, lo cual implica:

  • Acostarse y despertar a la misma hora cada día, incluyendo los fines de semana.
  • Realizar actividad física.
  • Evitar las siestas continuas.
  • No consumir bebidas y comidas en grandes cantidades antes de ir a dormir.
  • Limitar el consumo de alcohol, cafeína y nicotina.
  • Acostumbrarse a dormir en un lugar cómodo y utilizarlo únicamente para dormir.
  • Crea una rutina relajante antes de ir a la cama, ya sea tomar un baño tibio, leer o escuchar música suave.

Si sientes que el insomnio dificulta tu desempeño durante el día, consulta a tu médico para identificar la causa de tus problemas para dormir y buscar soluciones.

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Artículos Relacionados

Es prioritario nutrir las conexiones sociales para contrarrestar los efectos negativos del estrés generado por la pandemia

Apostar por el bienestar personal y equilibrarlo con el trabajo, escuela y la vida familiar, se ha convertido en una de las...

En las próximas décadas se incrementará la incidencia del mieloma múltiple en el mundo

Este próximo sábado 1 de octubre tiene lugar el Día Internacional de las Personas de Edad, ocasión para reflexionar sobre el incremento...

En el mes del corazón: todo lo que debe saber sobre la Enfermedad Arterial Coronaria

El corazón es uno de los órganos que requiere mayores cuidados por las distintas patologías a las que está expuesto. Una de...

Novedades

Es prioritario nutrir las conexiones sociales para contrarrestar los efectos negativos del estrés generado por la pandemia

Apostar por el bienestar personal y equilibrarlo con el trabajo, escuela y la vida familiar, se ha convertido en una de las...

En las próximas décadas se incrementará la incidencia del mieloma múltiple en el mundo

Este próximo sábado 1 de octubre tiene lugar el Día Internacional de las Personas de Edad, ocasión para reflexionar sobre el incremento...

En el mes del corazón: todo lo que debe saber sobre la Enfermedad Arterial Coronaria

El corazón es uno de los órganos que requiere mayores cuidados por las distintas patologías a las que está expuesto. Una de...

Día Mundial del Corazón: Radiografía del impacto de las enfermedades cardíacas en México y el mundo

En las últimas décadas, la mortalidad generada por los padecimientos cardíacos ha incrementado estrepitosamente a nivel mundial. Si bien es cierto que...

Escuela de Medicina y Ciencias de la Salud de TecSalud inaugura el primer Centro de Simulación Clínica en el Campus Ciudad de México

Como parte de su compromiso con la educación y la salud en el país, la Escuela de Medicina y Ciencias de la...