METCO presenta los mitos y realidades del consumo de edulcorantes en niños

0

Desde 1986, el Sistema Nacional de Encuestas en Salud puso en marcha un estudio en el que, particularmente en 2016, se detectó una prevalencia de obesidad en niños, niñas y adolescentes en México. Adicional, los resultados preliminares del análisis aplicado en 2018 no parecen más alentadores, ya que muestran que las tasas de obesidad y sobrepeso en los menores mexicanos se mantienen por encima del 30 por ciento.

El Sector Salud, quien puso en marcha este estudio, reporta que, en niños, niñas y adolescentes, el mayor factor de riesgo de padecer obesidad es consecuencia del consumo excesivo de alimentos y bebidas de alto contenido calórico, los cuales no son recomendables para el uso cotidiano, especialmente en menores en edad escolar. Por ejemplo, se sabe que el 81.5 por ciento de la población infantil bebe con frecuencia bebidas no lácteas endulzadas, además de que el 53.4 por ciento consume cereales dulces y 61.9 por ciento botanas, golosinas y postres.

Con esto como precedente, todo lo relacionado con “endulzar” quedó atrapado en un tabú, por el que aún prevalecen en el imaginario colectivo ciertos mitos sobre el consumo de Edulcorantes No Calóricos (ENC) en la población en general y, especialmente, en los menores. En METCO® fortalecemos nuestro compromiso con la salud, por lo que nos hemos dado a la tarea de enlistar algunos de ellos.

  • Mito. Los sustitutos de azúcar dañan más a los niños que a los adultos.
  • Realidad. Un amplio estudio titulado “Edulcorantes no calóricos en la edad pediátrica” y publicado en 2017 por la Revista Mexicana de Pediatría asegura que los ENC no representan riesgos para la salud, ni de adultos ni de infantes, ya que “son seguros durante cualquier etapa de la vida… respetando los límites de la Ingesta Diaria Admitida (IDA)”.
  • Mito. Los sustitutos de azúcar provocan cáncer, alergias y trastornos neurológicos.
  • Realidad. Existen estudios avalados por organismos internacionales especializados como la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y el Instituto Nacional de Cáncer de los Estados Unidos, en donde no se ha encontrado correspondencia entre la relación entre el cáncer y el consumo de ENC. Generalmente tampoco son alimentos alergenos, ya que los casos de alergia a edulcorantes artificiales o naturales como el esteviol son extremadamente raros. También se sabe que son neurológicamente inocuos, por lo que no detonan trastornos psicológicos como el déficit de atención.
  • Mito. Los sustitutos de azúcar pueden dañar a los niños que padecen diabetes.
  • Realidad. En 2015 la Asociación Española de Pediatría declaró que el uso de ENC es seguro en pacientes con diabetes tipo 1 y 2 o enfermedades metabólicas relacionadas, ya que incluso pueden consumirlos como parte de una dieta equilibrada y controlada. La principal recomendación de los médicos en casos de obesidad y sobrepeso infantil consiste en la reducción de azúcares en la dieta y que los edulcorantes funcionen como apoyo a la misma, ya que con endulzantes como SVETIA de METCO elaborados a partir de la planta de estevia rebaudiana, es posible dar dulzor a los alimentos, reduciendo así el consumo regular de azúcar de caña.

México encabeza la lista de obesidad y sobrepeso a nivel mundial. Las estadísticas de la Encuesta Nacional de Salud 2016 muestran que de 2012 a la fecha en que se publicó el estudio, la prevalencia de obesidad y sobrepeso en niñas menores de 11 años aumentó poco menos del 1 por ciento y en mujeres de entre 12 y 19 años se incrementó de 35.2 a 39.2 por ciento en 2016. Estos indicadores están igualmente relacionados con la poca actividad física de los menores, el tiempo que pasan frente a las pantallas de televisión o dispositivos electrónicos, así como con sus hábitos nutricionales. Tal es el caso que incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado tomar medidas para disminuir los índices de obesidad en los menores en el país.

En este sentido, la misión de METCO, una empresa 100% mexicana con más de 25 años en el mercado de los edulcorantes es esencial, ya que desarrolla sus productos pensando en la salud y el bienestar de sus consumidores. Además, todas las líneas de la compañía tienen la garantía de ser totalmente seguros y están certificados por organismos de talla internacional como la FDA (Food and Drug Administration así como la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en México.

Leave A Reply

Your email address will not be published.