Medir la ‘temperatura’ del burnout. Así es como la tecnología apoya a las empresas en materia de salud mental

0
122

En años recientes, se habla de los problemas de salud mental como una nueva pandemia, que luego de la de Covid-19, ha impactado a millones de personas en todo el mundo. El ámbito laboral ha sido uno de los factores que influyen en este aspecto, ya que se trata de espacios para el desarrollo profesional y en donde las personas pasan gran parte de su tiempo.

Entre los problemas de salud mental más frecuentes en el trabajo se encuentran el estrés y la depresión que muchas veces detonan en el síndrome conocido como burnout, es decir, un padecimiento crónico de fatiga e incluso apatía. De hecho, este año, la  Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó oficialmente como enfermedad laboral.

“El burnout se ha convertido en un padecimiento frecuente y preocupante, ya que es reflejo de ambientes de trabajo en donde el colaborador experimenta diferentes situaciones poco óptimas, desde exceso de trabajo, liderazgos deficientes o incluso la falta de acciones y planes por parte de la empresa para prevenir y detectar problemas psicosociales”, añade Abel Navajas, Manager de Affor Health, empresa especializada en gestionar y mejorar la salud psicosocial de las personas en las organizaciones.

En México, la Secretaría de Salud señala que el burnout tiene una duración promedio de 6 meses y además del cansancio crónico presenta otros síntomas como: dolor muscular, confusión, falta de memoria, fiebre leve (38.3°C), irritabilidad, falta de concentración y/o insomnio. La dependencia también refiere que en el país, se presenta con mayor frecuencia en mujeres de 30 a 50 años; sin embargo, los hombres no están exentos.

Tecnología, la gran habilitadora

Navajas agrega que ante esto, “la tecnología ha tenido un papel crucial para el desarrollo de herramientas y programas que les permitan a las empresas medir la temperatura del burnout, es decir, tener una lectura clara de los factores de riesgo, el nivel de bienestar de sus colaboradores. Pero también les ayuda a establecer mecanismos y canales de comunicación y atención efectivos para que la compañía pueda implementar programas de atención y cuidado de la salud mental. Esto ha sido particularmente  importante luego del auge de modalidades de trabajo a distancia”.

Al respecto, la OMS también ha señalado que el papel de la tecnología en temas de salud ha sido crucial pues “permite y promueve la inclusión y la participación, especialmente de las personas con discapacidad, los ancianos y los individuos con enfermedades”.

Rumbo a una tecnología “más humana”

Una investigación realizada por economistas de la Universidad de Warwick y publicada en Labor Economics de la Universidad de Chicago, estimó que la productividad de una empresa puede aumentar hasta en 12% cuando se promueve el bienestar de los colaboradores. Para ello, el uso de distintas herramientas tecnológicas (desde medición hasta acompañamiento) puede ayudar a las empresas no sólo a mejorar su operación, sino a apoyar adecuadamente a sus equipos.

El especialista de Affor Health añade que si bien las herramientas digitales han sido grandes habilitadoras rumbo a empresas más conscientes sobre el rol de la salud mental, “el factor humano detrás de la tecnología es aún más importante. Muchas veces se piensa en la tecnología como el todo en la atención de la salud mental, cuando es un canal que facilita; por un lado, un  acercamiento más asertivo con colaboradores, que por ejemplo, viven en otra ciudad o país, y por el otro lado, permite a los especialistas en salud mental hacer lecturas y análisis del ambiente en general mucho más precisas, así los planes de acción tienen resultados más favorables”.

Affor Health es un ejemplo de cómo la tecnología puede ayudar a las empresas a cuidar de la salud mental de sus equipos. “Una de las herramientas que utilizamos es For Health Hub, un servicio añadido de atención psicológica , a través de una APP, mediante la cual los colaboradores pueden contar con un chat de atención, e-mail y teléfono, de forma anónima, segura y confidencial para temas de cuidado y seguimiento a temas de salud mental en el trabajo”.

Otro ejemplo del uso de la tecnología es el Psicomet, se trata de una herramienta de diagnóstico que permite medir el bienestar emocional de los trabajadores, tomando en cuenta los factores de riesgo psicosocial del puesto de trabajo y las características personales de cada colaborador.

“Parte del cambio de perspectiva sobre la salud mental pasa necesariamente por el tipo de recursos con los que ahora contamos para atenderla. Y, en ese camino, la tecnología se ha vuelto una aliada invaluable en la organización. Estas herramientas de la mano de profesionistas pueden hacer grandes cosas para crear empresas con empleados más felices y productivos”, concluye  Navajas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here