Enfermedades

Hasta el 40% de la población mexicana padece algún nivel de reflujo

En México las enfermedades gastrointestinales son un problema de salud muy frecuente y, por tanto, una de las causas más recurrentes de consulta médica o de visita al servicio de urgencias [1].

El Dr. Diego Angulo Molina, gastroenterólogo y endoscopista, así como subdirector de la línea de servicios de Medicina Interna del Centro Médico ABC, estima que la enfermedad ácido-péptica es uno de los problemas gastrointestinales más comunes dentro de la población mexicana, entre estas enfermedades se encuentran: el reflujo gastroesofágico, las gastropatías erosivas, así como úlceras gástricas y duodenales. Síntomas que se producen ante el aumento de los factores agresores como el ácido en el tubo digestivo o la bacteria Helicobacter pylori que van a causar un daño en la mucosa gástrica.

Uno de los principales factores de este padecimiento en México es el tipo de dieta, la cual es rica en grasas y en irritantes, ambos elementos hacen que disminuya la movilidad del tubo digestivo, aumentando la producción de ácido clorhídrico con lo cual el estómago tarda más en vaciarse y aumenta el tiempo de exposición al ácido gástrico.

Los analgésicos no esteroideos, que se utilizan frecuentemente para diversos tipos de dolores, son una de las principales causas hoy en día de sangrado ya que pueden ser muy agresivos para la mucosa gástrica y producir úlceras a cualquier nivel del tubo digestivo“, indica el Dr. Angulo.

En general, los síntomas de las enfermedades gastrointestinales varían dependiendo del padecimiento, sin embargo, se llegan a compartir algunos de estos síntomas:

En caso de que haya síntomas como pérdida de peso injustificado o sangrado, se debe prestar especial atención debido a que se consideran síntomas de alarma. Además, los pacientes con antecedentes de cáncer o quienes ya se encuentren recibiendo atención médica, pero que no responden adecuadamente al tratamiento, necesitan una revisión más minuciosa.

El Dr. Angulo señala que el 40% de la población padece de reflujo gastroesofágico, que se llega a manifestar con pirosis, comúnmente conocida como agruras, uno de los problemas digestivos que más disminuye la calidad de vida de las personas. Esta situación es, además, una de las principales causas de automedicación y, posteriormente, consulta con el gastroenterólogo.

Frecuentemente las personas se automedican con antiácidos, pero con esto no se atiende el problema base y es frecuente que haya reincidencia en los síntomas, por este motivo se recomienda acudir con el especialista para que sea revisado, diagnosticado y tratado de manera adecuada, evitando así complicaciones y consecuencia graves.

Para llegar al diagnóstico es importante realizar estudios como una endoscopia o una colonoscopia, los cuales ayudan al médico a ver las lesiones que puede tener el paciente en el tracto digestivo, señala el Dr. Angulo.

El tratamiento inicia con un cambio en los hábitos higiénico-dietéticos, esto incluye mejorar el tipo de dieta, disminuir los alimentos irritantes y aumentar el consumo de fibra. También se recomienda un menor consumo de aquellos alimentos que favorecen la inflamación abdominal como las leguminosas o los lácteos. Mantener un peso correcto y dejar de fumar son factores que ayudarán a evitar estos padecimientos.

El gastroenterólogo prescribirá medicamentos que buscan inhibir la producción de ácido, al contrario de los antiácidos que únicamente mejoran los síntomas, pero no combaten la enfermedad.

En el Centro Médico ABC, a través del departamento de Medicina Interna, se cuenta con gastroenterólogos y cirujanos para brindar al paciente una atención multidisciplinaria y ayudarlos a recuperar su calidad de vida, concluye el Dr. Diego Angulo.

  • Sensación de vacío en la boca del estómago
  • Acidez y regurgitación
  • Dolor abdominal crónico y recurrente
  • Náuseas y vómito
  • Diarrea y/o estreñimiento
  • Gases

En caso de que haya síntomas como pérdida de peso injustificado o sangrado, se debe prestar especial atención debido a que se consideran síntomas de alarma. Además, los pacientes con antecedentes de cáncer o quienes ya se encuentren recibiendo atención médica, pero que no responden adecuadamente al tratamiento, necesitan una revisión más minuciosa.

El Dr. Angulo señala que el 40% de la población padece de reflujo gastroesofágico, que se llega a manifestar con pirosis, comúnmente conocida como agruras, uno de los problemas digestivos que más disminuye la calidad de vida de las personas. Esta situación es, además, una de las principales causas de automedicación y, posteriormente, consulta con el gastroenterólogo.

Frecuentemente las personas se automedican con antiácidos, pero con esto no se atiende el problema base y es frecuente que haya reincidencia en los síntomas, por este motivo se recomienda acudir con el especialista para que sea revisado, diagnosticado y tratado de manera adecuada, evitando así complicaciones y consecuencia graves.

Para llegar al diagnóstico es importante realizar estudios como una endoscopia o una colonoscopia, los cuales ayudan al médico a ver las lesiones que puede tener el paciente en el tracto digestivo, señala el Dr. Angulo.

El tratamiento inicia con un cambio en los hábitos higiénico-dietéticos, esto incluye mejorar el tipo de dieta, disminuir los alimentos irritantes y aumentar el consumo de fibra. También se recomienda un menor consumo de aquellos alimentos que favorecen la inflamación abdominal como las leguminosas o los lácteos. Mantener un peso correcto y dejar de fumar son factores que ayudarán a evitar estos padecimientos.

El gastroenterólogo prescribirá medicamentos que buscan inhibir la producción de ácido, al contrario de los antiácidos que únicamente mejoran los síntomas, pero no combaten la enfermedad. En el Centro Médico ABC, a través del departamento de Medicina Interna, se cuenta con gastroenterólogos y cirujanos para brindar al paciente una atención multidisciplinaria y ayudarlos a recuperar su calidad de vida, concluye el Dr. Diego Angulo.

[1] https://www.labdiagnostica.com/enfermedades-gastrointestinales-comunes-en-mexico/