Estiman especialistas que en México, entre 600 y 700 pacientes reciben un implante coclear al año

0
65

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que el 5 por ciento de la población mundial, alrededor de 466 millones de personas padecen hipoacusia o pérdida auditiva, de las cuales alrededor del 20 por ciento, es decir, cerca de 56 millones de pacientes pueden mejorar su condición a través del uso de dispositivos auditivos como son los auxiliares o implantes cocleares.

En México, según el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), hay entre 8 y 10 millones de personas con algún grado de sordera. De los 130,000 candidatos a implante coclear que nacen en la región de las Américas y el Caribe anualmente. Algunos especialistas estiman que, en el país entre 600 y 700 pacientes, en promedio, reciben un implante coclear en el mismo periodo. MED-EL, líder en soluciones médicas auditivas, explica que las causas más comunes de esta discapacidad están asociadas a enfermedades, traumatismos o problemas hereditarios.

El Tamiz Auditivo Neonatal (TAN) ha sido de gran ayuda, porque es a través de este estudio que se detecta, desde temprana edad, si existe un problema en la recepción del sonido. Del global de los candidatos a implante coclear, el 50 por ciento son niños a los que les colocaron su dispositivo antes de los dos años de edad, permitiéndoles alcanzar un dominio de sus capacidades auditivas básicas con las que son capaces de comprender una conversación, sin recurrir a la lectura labial y mejorar su percepción del habla.

“Los exámenes de audición en niños recién nacidos nos permiten realizar intervenciones tempranas. Los avances en la tecnología de los implantes cocleares, así como las técnicas quirúrgicas han evolucionado, permitiendo que el paciente desarrolle mayores capacidades audiológicas, logre mejorar sus niveles profesionales y disfrute de una mejor calidad de vida”, comentó el Dr Fernando Díaz, Gerente de MED-EL México.

El Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (Conadis) aprueba el uso del implante coclear para que pueda ser utilizado por personas con sorderas o dificultades auditivas. A diferencia de las prótesis auditivas que amplifican los sonidos, los implantes sustituyen aquellas partes del oído interno que se encuentran dañadas para que las ondas sonoras puedan conectarse entre el cerebro y el oído, abriendo paso al sonido.

Las consecuencias de una hipoacusia neonatal, de moderada a severa, que no son intervenidas oportunamente, asegura MED-EL pueden pasar inadvertidas hasta que los niños cumplen entre los 2 y 3 años de edad, originando afectaciones considerables en su desarrollo social, emocional, cognitivo y académico. Además del impacto que recibirán con temas sobre discriminación que se verán directamente reflejados en su educación y por ende en su productividad laboral.

Los pacientes con pérdida auditiva tienen derecho a recuperar su calidad de vida, siempre y cuando el problema sea detectado a tiempo. La OMS establece que las buenas prácticas podrían evitar el aumento de casaos de sordera y defectos en la audición, pues estima que en tres años más, para el 2025 habrá alrededor de 900 millones de personas con discapacidad auditiva.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here