Cuando el dolor en las articulaciones no responde a los medicamentos, ¿qué puedo hacer?

0
313

Ya sea que el dolor esté en la rodilla, la cadera, piernas o en alguna otra articulación, éste puede variar de leve a insoportable. También puede ser constante o ir y venir. Pero una cosa nunca cambia: el dolor articular crónico afecta la calidad de vida de quien lo padece, haciendo que las tareas y actividades cotidianas se sientan como obstáculos.

Cuando se trata de aliviarlo, muchos comienzan con un medicamento de venta libre para el dolor en las articulaciones, incluidos los analgésicos, como los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) como el ibuprofeno y el naproxeno, o analgésicos de uso tópico.
Pero ¿es este realmente el enfoque correcto para aliviar el dolor articular a largo plazo?

“El dolor que es tan severo o persistente y que te hace depender de la medicación con frecuencia probablemente indica que hay un problema mayor que debe abordarse”, explicó el Dr. John Fackler, cirujano ortopédico del Hospital Houston Methodist. “Es importante consultar a tu médico si tienes dolor que lleva al uso prolongado de analgésicos de venta libre o productos para el dolor en las articulaciones”.

Pero ¿qué hacer cuando los medicamentos de venta libre para el dolor articular no son suficientes?

“Los analgésicos de venta libre pueden brindar alivio a corto plazo, pero no tratan la causa del dolor en las articulaciones y además, pueden producir severos problemas gástricos con el uso prolongado”, explicó el Dr. Fackler. “En su lugar, simplemente reducen o controlan la percepción del dolor. Esto podría ser todo lo que necesitas al inicio del dolor en las articulaciones, pero eventualmente puedes crear tolerancia y necesitar tomar estos medicamentos más y más, si tu condición progresa”.

El Dr. Fackler advirtió que no se debe depender de analgésicos de venta libre durante más de una semana sin consultar primero con el médico.
“Ciertamente, cualquiera puede excederse con estos medicamentos, especialmente si no alivian adecuadamente el dolor”, dijo el Dr. Fackler. “Con toda su potencia, estos medicamentos no están destinados a un uso de largo plazo. Por ejemplo, el uso frecuente de ibuprofeno y naproxeno puede irritar el estómago, causar acidez estomacal e incluso dañar severamente el estómago, los intestinos, los riñones, el hígado y el corazón”.

También es importante asegurarte de que cualquier analgésico que estés tomando no interfiera con otros medicamentos que tomes. Tu médico puede ayudarte a confirmar este hecho. Y en lugar de depender de los analgésicos durante un período prolongado, habla con tu médico sobre la mejor manera de tratar el dolor articular si este persiste.

“Los analgésicos de venta libre son sólo una de las muchas herramientas que tenemos en nuestro arsenal para combatir el dolor en las articulaciones”, explicó el Dr. Fackler. “En realidad, es mejor recurrir a estos medicamentos muy ocasionalmente como una forma de ayudar a complementar las otras terapias más duraderas de tratar el dolor en las articulaciones”.

8 formas más de aliviar el dolor articular
Tomar medicamentos para el dolor articular no es la única manera de obtener alivio.

“Hay muchas maneras de abordar el dolor articular crónico, y tu médico puede ayudarte a comprender por dónde empezar”, dijo el Dr. Fackler.
Otras formas de ayudar a aliviar el dolor en las articulaciones que deben realizarse únicamente bajo instrucción y supervisión médica, incluyen:

1.    Ejercicio y estiramiento
2.    Modificando tu dieta
3.    Perder peso, si tienes sobrepeso
4.    Aplicar calor y hielo
5.    Terapia física
6.    Medicamentos recetados para el dolor 
7.    Medicamentos inyectables
8.    Cirugía, incluido el reemplazo de articulaciones

Por ejemplo, el ejercicio con constancia, una dieta saludable y la pérdida de peso pueden ayudar a mejorar la movilidad de las articulaciones, reducir la inflamación de estas y disminuir la presión ejercida sobre ellas, todo lo cual puede ayudar a aliviar el dolor articular.
Tu médico también puede recomendarte fisioterapia, en la cual se utilizan ejercicios específicos para fortalecer los músculos alrededor de la articulación afectada y mejorar el rango de movimiento. Esto puede ayudar a reducir aún más el dolor y la rigidez en la articulación.
“Según la causa subyacente de tu dolor y los remedios que ya hayas probado, tu médico puede ayudarte a determinar cuáles son los próximos pasos para tratar el dolor”, finalizó el Dr. Fackler.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here