Academia Americana de Pediatría confirma la seguridad de los edulcorantes no calóricos

0

En los últimos años, el consumo de edulcorantes no calóricos o bajos en calorías ha aumentado significativamente, sobre todo, por las ventajas que ofrecen como sustitutos del azúcar y el correspondiente ahorro de energía para el organismo. Sin embargo, todavía hay quienes dudan sobre su seguridad, especialmente si se trata de niños.

Frente a esta preocupación, la Academia Americana de Pediatría (AAP) emitió una nueva declaración en la cual confirma que los menores de edad pueden consumir este tipo de edulcorantes sin ningún riesgo. Así, la AAP ratifica la posición de las autoridades de salud de todo el mundo, que en varias ocasiones han manifestado que el consumo de los edulcorantes es perfectamente seguro para la salud de niños y adultos.

Esta confirmación es una buena noticia para niños y adolescentes que por prescripción médica deban reducir su consumo de azúcar y controlar su peso. De acuerdo con las investigaciones, los edulcorantes no calóricos son una herramienta muy útil para disminuir la ingesta de calorías y estabilizar los niveles de glucosa en la sangre, lo cual también los convierte en magníficos coadyuvantes para las personas con diabetes, sin dejar de disfrutar del sabor dulce que ofrecen. Además, disminuyen el riesgo de desarrollar caries.

En eso concuerda con la reciente publicación de la Sociedad Mexicana de Pediatría, en donde un grupo de expertos concluyó que los sustitutos de azúcar son una herramienta adicional para controlar el peso de aquellos niños y adolescentes que tienen sobrepeso u obesidad.

Se ha comprobado también que el consumo de edulcorantes entre la población se encuentra muy por debajo de los límites máximos establecidos por las autoridades, lo cual también es motivo de tranquilidad. Recordemos que la ingesta permitida de este aditivo mejor conocida como IDA es la cantidad estimada por kilogramo de peso corporal que una persona puede consumir, en promedio, cada día durante toda una vida sin riesgo. Esto tiene un enorme margen de seguridad, lo que hace improbable que la dieta de cualquier individuo, incluso niños y mujeres embarazadas, pueda alcanzar este nivel.  Por ejemplo, en el caso del aspartame, un adulto tendría que consumir 14 latas de una bebida sin azúcar todos los días para alcanzar el IDA, asumiendo que el edulcorante se usó en la bebida al nivel máximo permitido.

Por último, como una medida preventiva, la AAP recomienda que en el etiquetado de los diferentes productos se incluya la cantidad de edulcorantes utilizados en su preparación, a fin de que los consumidores se encuentren mejor informados y se garantice que su ingesta permanezca dentro de los niveles diarios aceptables, como sucede hoy en día.

La nueva declaración de la AAP, en línea con la postura de las autoridades internacionales, sirve para reafirmar la inocuidad de los edulcorantes no calóricos y destacar sus ventajas como sustitutos del azúcar. Aquéllos que todavía dudan sobre sus efectos en la salud, pueden confiar en que son seguros e ingerirlos sin temor.

Fuentes:

Leave A Reply

Your email address will not be published.